Si acabas de aterrizar en este blog, lee por favor estos artículos y actúa

Escribe una carta o envía una postal a estas dos valientes señoras, en prisión por el odio vengativo de la judería:

Encarcelada la nonagenaria Ursula Haverbeck por “negar el Holocausto” (ESCRÍBELE)

¡Libertad para Monika Schaefer, encarcelada por Alemania!

Mira con detenimiento y este documental sobre la falsedad del holocuento:

Desmontando el Holocausto

Lee este artículo valiente: Es hora de abandonar el tabú de la palabra judío

Anuncios
Publicado en holocuentos | Deja un comentario

Otro autor de falsas amenazas a escuelas judías: un negro enfadado porque una novia blanca lo había dejado

No quiero decir que la revelación de la identidad del perpetrador de múltiples amenazas de bomba contra las escuelas judías, los centros comunitarios y los museos sea “divertida”, porque por supuesto las amenazas de bomba no son ninguna broma. Y si tales amenazas hubieran sido hechas por alguno “de los nuestros”, lo que rara vez ocurre, no nos hubiera servido de nada en nuestra lucha contra el marxismo cultural. Pero hay que admitir que todo el asunto está lleno de cosas extrañas (…).

Tratemos de trazar la secuencia de los acontecimientos: se producen diversos “crímenes de odio” y amenazas contra la comunidad judía (pero ninguna bomba real). Se produce una oleada de indignación y Trump tiene que denunciar estas acciones con rotundidad. Su denuncia tuvo que ser redactada con las palabras adecuadas, porque aparentemente ni siquiera se nos permite elegir nuestras propias palabras.

De algún modo, los medios parecen sugerir él es responsable, por el ambiente de odio desenfrenado que habría creado. Aunque Trump no ha hecho más que lanzar elogios obsequiosos a los judíos, el hecho de que haya insinuado que no todo ser humano es una bendición para América ha tocado a la comunidad judía en el peor sitio; y de alguna manera concluyen que eso conduce directamente al antisemitismo, incluso posiblemente a un holocausto. De hecho, cualquier indicio de nacionalismo o populismo es tomado por la comunidad judía como algo personal, en la medida en que se identifica a miembros de tales movimientos como peligrosos enemigos políticos. Como resultado de esta dialéctica, los judíos asumen que a su vez son identificados como enemigos por los seguidores de movimientos populistas o nacionalistas, con una mezcla de algo de proyección psicológica y de paranoia. En mi opinión, esto puede conducir a un círculo vicioso, hasta el punto en que ambas partes pueden llegar a ser enemigos de hecho, de modo que ya no sea una cuestión de paranoia y proyección.

Trump, por su parte, se afirma como “la persona menos antisemita que se haya visto en la vida”. El ruido mediático aumenta. Entonces Trump sugiere que podría ser algún caso de falsa bandera (“A veces es lo contrario de lo que se piensa”). El 28 de febrero, Trump abrió su excelente Alocución al Congreso con una condena más rotunda de los actos antisemitas:

Las recientes amenazas contra los centros comunitarios judíos y el vandalismo contra los cementerios judíos, así como los disparos de la semana pasada en Kansas City, nos recuerdan que, si bien podemos ser una nación dividida en cuestiones políticas, somos un país unido para condenar el odio y el mal en todas sus repugnantes formas. (Aplausos.)

Los conservadores se sintieron satisfechos con este nuevo tono obsequioso. Pero los medios no mostraron aún mucho cariño. Poco después, se confirmó que las amenazas eran falsas, lo que reforzó a la Derecha Alternativa (no hace falta decir que también a Trump, al menos su postura inicial y más sincera).

Juan Thompson es quizás el caso perfecto de todo lo que hemos estado predicando tan pacientemente en estas últimas décadas. ¿Podemos mirar con una satisfacción cómo se ha producido todo esto? Los medios de comunicación estaban esperando ansiosamente a su típico sospechoso blanco, repicando esta calamidad de incidentes antisemitas diariamente en los medios habituales, dando por descontado que el culpable sería un fan de David Duke, tal vez un lector del Daily Stormer, al menos un votante de Trump. Y sin embargo… al final resulta ser este tipo.

Fuente.

Publicado en victimismo judio | Deja un comentario

¿Fue el asesinato del zar y su familia una matanza ritual cabalística judía?

Comentario Neo Cohn: Esta es la traducción de un artículo que deja claro que el asesinato del zar Nicolás y su familia fue una asesinato ritual judío, en el que participó un rabino:

¿Fue el asesinato del zar y su familia una matanza ritual cabalística judía?

Las campanas de las iglesias han repicado a lo largo de las once zonas horarias de Rusia recordando a la nación el centenario de la horrible y absurda matanza de Nicolás II, zar de la Rusia imperial, su esposa, sus cinco hermosos hijos y su personal de servicio. Apodado “el matadero de Azrael”, la naturaleza ritual y racista del final diabólico de su familia ha sido señalada de innumerables maneras en cada pueblo y ciudad.

Antes del estallido de la guerra de 1914 – 1918, las tiendas de la comunidad judía de Varsovia vendían furtivamente tarjetas de felicitación cuyo mensaje no hubiera sido entendido por la mayor parte de los gentiles. Las tarjetas de felicitación llevaban la imagen del tzadik, que representa a un judío talmúdico con la Torá en una mano y un ave blanca en la otra. La cabeza del ave era una imagen del zar Nicolás II. Debajo de esta imagen estaba la inscripción en hebreo: “Este animal sacrificial, sea mi purificación; la víctima me reemplazará para mi purificación”.

“Este es un animal sacrificial, sea mi purificación”

Este mensaje está relacionado con el ritual de expiación del Yom Kipur en el cual se da vueltas al animal a sacrificar sobre la cabeza de la persona que quiere purificarse antes de ser sacrificado por el método shechita, en el que se sangra completamente al animal. Esta tarjeta de felicitación es una copia de otras tarjetas de felicitación estadounidenses (judías) descubiertas por primera vez en los Estados Unidos en 2007.

La matanza ritual del zar Nicolás II era el sueño de muchos judíos. Los medios de comunicación oficiales descartan esto como un hecho curioso que respondía al presunto antisemitismo del zar. De hecho, su antisemitismo no era nada especial; muchos jefes de estado manifestaban abiertamente su crítica a la persistencia de un virus judío que traicionaba a sus benefactores y que se veía obligado a saltar de frontera en frontera para escapar de las gentes indignadas por sus engaños.

Tras el arresto del zar Nicolás II, el revolucionario Yakov Sverdlov ordenó su asesinato, el de toda su familia y todos sus ayudantes. El regicidio era una ambición acariciada por este revolucionario judío. Esto queda probado por el texto de algunos folletos escritos por Yakov Sverdlov publicados el 19 de mayo de 1905, en el cumpleaños de Nicolás II. El texto en los folletos: “¡Llegó tu hora, la última hora tuya y de los tuyos! ¡Es un juicio terrible, la revolución viene!”

La decisión de masacrar a la familia imperial rusa fue tomada por las autoridades de los Urales. Es una decisión coherente con las demandas expresadas por Yakov Sverdlov, presidente del Comité Ejecutivo Central de los Soviets de Diputados de los Trabajadores y Soldados.

Los organizadores de la masacre y los guardias acompañantes eran militantes implicados en la organización del futuro partido comunista, RSDLP, creado en los Urales en 1905 cuando el grupo estaba bajo la dirección de Yakov Sverdlov. En el momento de la matanza, los principales participantes en la masacre de los Romanov fueron los antes mencionados.

Mucho antes del golpe inspirado por Wall Street en 1917, que entregó la Rusia zarista a intereses corporativos en su mayoría estadounidenses, Yakov Sverdlov y los bolcheviques insurrectos cumplieron condenas de prisión o fueron deportados a Siberia. El militante Yakov Sverdlov fue deportado a Turukhansk como lo fueron Josef Stalin, Julius Martov (Tsederbaum) y Aron Solts.

El malvado Sverdlov reunió a su alrededor a los elementos más agresivos y despiadados de este atajo de bandidos. Sverdlov tenía fama de ser patológicamente sádico. Fueron tales las crueldades gratuitas infligidas a aquellos que consideraba prescindibles que incluso los miembros del mismo partido, ya acostumbrados a la violencia extrema, quedaban horrorizados.

En vísperas de la Revolución de 1905 y durante su destierro, Sverdlov formó una organización conocida como El Escuadrón de las Armas del Pueblo (BONV). Este siniestro grupo terrorista masacró personas indiscriminadamente de una manera que haría que los terroristas de ISIS de hoy en día parecieran dóciles en comparación. Las víctimas de la banda incluían a cualquiera que fuera funcionario o se considerara simpatizante de la Rusia zarista.

Las víctimas de Yakov Sverdlov y su banda de bandidos, masacrados en la casa de Ipatiev. 1ª fila: Nicolás II y su familia (Olga, María, Zar Nicolás II, Tsarina Alexandra, Anastasia, Alexei y Tatiana), cirujano del zar Eugene Botkin y del chef real Ivan Kharitonov, la doncella Anna Demidova y el ayuda de cámara del coronel Alexei Trupp.

La banda aumentó su riqueza tras los constantes ataques a bancos, oficinas de correos, cajas registradoras, trenes y tiendas. “Eran asesinos desesperados”, escribe Eduard Hlystalov, quien describe al líder de los bandidos como “el frágil gafitas Yakov Sverdlov”.

Philippe (Shaya-Isay Fram) Goloshchyokin, embajador personal y plenipotenciario de Yakov Sverdlov, se ocupó de todos los detalles de organización de la pandilla. La región de los Urales pronto se convertiría en el feudo personal de Yakov Sverdlov. El revolucionario colocó a los que consideraba leales a él en posiciones de mando en toda la región de los Urales.

Bajo la protección de los guardaespaldas personales del zar, el tren que transportaba a la familia que pronto sería martirizada partió de Tobolsk el 26 de abril de 1918 para llegar a Tyumen la noche del 27 de abril. El 30 de abril, el tren de Tyumen llegó a Ekaterimburgo, donde Vasily Yakovlev firmó la entrega de la pareja Imperial y su hija María al Jefe del Consejo Ural Alexander Beloborodov.

A medida que los bolcheviques aumentaron su control sobre Rusia, la confianza en sí mismos fue tal que se decidió que los niños, el enfermo Alexei y sus hermanas Olga, Tatiana y Anastasia se reunieran con su madre, padre y hermana María en Ekaterimburgo. Los niños salieron de Tobolsk en mayo de 1918. El zarevich Alexei y sus tres hermanas llegaron a Ekaterimburgo el 23 de mayo de 1918, acompañados por un grupo de sirvientes y funcionarios de la comitiva real.

El 16 de julio de 1918, un día antes de la masacre, llegó a Ekaterimburgo un tren especial que consistía en una locomotora y un solo vagón de pasajeros. Los escasos pasajeros incluían a una persona con el atuendo negro de un rabino judío con el rostro disfrazado. El rabino fue saludado por Shaya Isaakovich Goloshchekin y se le trató con el máximo respeto, como se haría con un dignatario visitante. El rabino estuvo protegido por seis soldados. Al ser conducido al sótano de la casa de Ipatiev, el rabino trazó varios signos cabalísticos en la pared: “¡Sacrificado el zar, destruido el reino! Notifica esto a todos los pueblos”.

Los principales verdugos de la familia imperial; sus nombres judíos aparecen entre paréntesis. De izquierda a derecha: Arriba (Yankel Solomon Movshevich Sverdlov) Yakov Sverdlov, Philippe Goloshchyokin (Shaya-Isay Fram Goloshchekin) y Pyotr Voykov (Pinhus Wainer). Fila inferior: Alexander Georgievich Beloborodov (Vaisbart Yankel Isidorovich), Konstantin Myachin (Vasily Yakovlev) y Georgy Safarov (Voldin).

Los asesinos de izquierda a derecha: Pyotr Ermakov, Mikhail Medvedev (Kudrin), Pavel Medvedev, Yakov Yurovsky y Grigory Nikulin.

Familia de Yurovsky

Yakov Yurovsky supervisó el asesinato de la familia Imperial. Fue el responsable de administrar el golpe de gracia y de registrar los cuerpos. Pyotr Voykov (Pinhus Wainer) participó en el tiroteo y ayudó a dar el golpe de gracia con bayoneta a sus víctimas. Más tarde, fue encargado de destruir los restos mortales de la familia mediante una combinación de desmembramiento y uso de ácido sulfúrico.

Posteriormente se encontró una escritura garabateada en las paredes de la habitación en la que fue masacrada la familia Imperial. Se trataba de unos textos del poeta judío-alemán Heinrich Heine (1797-1856) traducidos y transcritos. Fueron escritos en la pared contra la que la familia Imperial tenía la espalda mientras era abatida. También se descubrieron escritos cerca de la ventana del sótano de la Casa Ipatiev.

“Belsatzar Ward in Selbiger Nacht / Von seinen Knechten umgebracht” o en inglés ‘Belsatzar fue, en esa misma noche, asesinado por sus esclavos’.

En la historia del Antiguo Testamento, un rey de gentiles, Baltasar, vio “un escrito en la pared” prediciendo su destrucción (Daniel 5) y fue asesinado como castigo por sus ofensas contra el Dios de Israel.

En un inteligente juego  de palabras sobre la cita original de Heine, el autor desconocido, casi con toda seguridad uno de los asesinos, sustituyó Belsatzar por la ortografía de Heine, Belsazar, con el fin de señalar aún más claramente su intencionado simbolismo. La referencia a Heine apunta a la naturaleza racial / étnica de los asesinatos: “Un rey gentil ha sido abatido como venganza judía”.

Según los recuerdos del guardia, la Emperatriz y la Gran Duquesa Olga y otros hicieron un vano intento de santiguarse durante la masacre. Supuestamente Yakov Yurovsky apuntó su arma contra el torso de Nicholas y disparó; el zar cayó muerto después de que su asesino disparara al hijo del zar y la zarina.

Una banda de asesinos comenzó a disparar en todas las direcciones hasta que todas las víctimas cayeron. Se efectuaron varios disparos más y se abrieron las puertas para dispersar los humos. Algunos de los mártires sobrevivieron a la carnicería. Estos desafortunados fueron acuchillados mortalmente con bayonetas por Peter Ermakov. Tuvieron que usar bayonetas, ya que al estar las puertas abiertas era necesario no hacer ruido.

Los últimos mártires en morir fueron Tatiana, Anastasia y María. Las hermanas llevaban un poco más de 1,3 kilogramos de diamantes cosidos a las ropas, lo que les había protegido parcialmente de los disparos. Estas jóvenes y niñas fueron pasadas por la bayoneta.

Olga sufrió una herida de bala en la cabeza. Se cree que María y Anastasia se agazaparon contra una pared cubriéndose la cabeza aterrorizadas hasta que fueron derribadas. El revolucionario judío Yakov Yurovsky mató personalmente a Tatiana y Alexei. Tatiana murió de una sola bala en la parte posterior de la cabeza. Alexei recibió dos balas en la cabeza, una detrás de la oreja después de que los verdugos se dieran cuenta de que no había muerto tras el primer disparo. Anna Demidova, la doncella de Alexandra, sobrevivió al ataque inicial pero fue apuñalada hasta la muerte contra la pared trasera mientras trataba de defenderse con una pequeña almohada que estaba llena de piedras preciosas y gemas.

Cuando los cuerpos estaban siendo colocados en camillas, una de las chicas, posiblemente Anastasia, gritó y se cubrió la cara con el brazo. Ermakov agarró el rifle de Alexander Strekotin y la golpeó en el pecho con la bayoneta. Como no logró penetrar el torso de la joven, sacó su revólver y le disparó en la cabeza.

Algunos de los camilleros de Pavel Medvedev ya habían empezado a hurgar en la ropa de las víctimas buscando objetos de valor. Al verlo, Yakov Yurovsky exigió que entregaran los objetos saqueados si no querían que les dispararan.

En el apresurado entierro de los cuerpos, a los asesinos de Yurovsky se les pasaron ​​por alto varios gemelos como estos topacios, que fueron finalmente recuperados por el investigador del Ejército blanco Nikolai Sokolov en 1919.

El intento de destruir por completo los restos de la familia imperial comenzó al día siguiente. Esta operación fue presenciada por Yakov Yurovsky y llevada a cabo bajo la dirección de Pyotr Voykov (Pinhus Wainer). Fue supervisada también por Goloshchyokin y Beloborodov.

Pyotr Voykov recordó esa espantosa escena con un estremecimiento involuntario. Dijo que tras completar el trabajo, los cadáveres desmembrados fueron arrojados a una mina en el bosque. En una espantosa escena de carnicería, se vertió gasolina y ácido sulfúrico. En un vano intento de destruir todas las pruebas de la masacre, se permitió que los restos ardieran durante dos días.

Pyotr Voykov luego relató: “Fue una imagen terrible. Nosotros, los testigos la quema de los cadáveres, estábamos absolutamente destrozados por esta pesadilla. Incluso Yurovsky, al final, no pudo resistirse y dijo que incluso unos pocos días más y se habría vuelto loco” (Besedovsky GZ ‘En el camino a Thermidor’ M., 1997. S.111-116).

Poco después de la masacre, Ekaterimburgo fue liberado por los ejércitos blancos. Uno de los objetivos de los ejércitos liberadores fue descubrir el misterio de la desaparición de la familia imperial rusa. Para llevar a cabo sus investigaciones, el investigador delegado del Ejército Blanco, Nikolai Sokolov, se vistió de campesino para llamar la atención lo menos posible. Fue en este momento cuando se pagó la recompensa por el asesinato de la familia Imperial, ofrecida por el banquero de Wall Street Jacob Schiff. Jacob Schiff (1847 ~ 1920) fue el banquero judío-americano con suficiente capacidad financiera para costear la guerra de Japón contra la Rusia zarista en 1904-05. Los apologistas e historiadores oficiales de Schiff dicen que la generosidad del banquero se debió al supuesto antisemitismo del zar Nicolás II.

Sobre la base del material que se le presentó, el investigador oficial del ejército blanco, Nikolai Sokolov, llegó a las siguientes conclusiones: “los cadáveres fueron llevados a la mina al amparo de la oscuridad en la madrugada del 17 de julio de 1918. La ropa fue destrozada a lo bruto (hay botones, enganches y ojales rotos). Los cadáveres fueron desmembrados y completamente destrozados por el fuego y el ácido sulfúrico. A la vez, los cuerpos de los ejecutados se calentaron con grasa añadida con el plomo de las balas. Para explicar el hallazgo posterior de las joyas, Nikolai Sokolov indicó que, según el testimonio del testigo Tyegleva, la Gran Duquesa cosió secretamente joyas en su ropa. Las princesas también habían escondido gemas en su ropa, algunas de las cuales pasaron desapercibidas durante la eliminación de los restos de la familia.

Cuando el pozo de la mina fue excavado más tarde, se descubrieron muchas joyas. De los sostenes rotos cayó una lluvia de perlas y piedras preciosas. Algunas joyas, en su mayoría pendientes, y colgantes pasaron inadvertidas en la hierba circundante. A pesar de descubrir joyas, los verdugos y el equipo que eliminó los cadáveres trabajaron rápidamente para terminar su trabajo prestando poca atención a los artículos individuales. Varios testigos informaron sobre el movimiento de automóviles y camiones, carros y jinetes cerca de Ganina Yama, 15 km al norte de Ekaterimburgo. Esta área durante el período del 17 al 19 de julio de 1918 fue acordonada por la Guardia Roja. Nikolai Sokolov escribió que durante estos días también se escucharon explosiones de granadas.

Ganina Yama (Hoyo de Ganya o Hoyo de Ganina). El investigador Nikolai Sokolov en el sitio de una de las hogueras. Nikolai Sokolov dedicó su vida a recopilar documentos y pruebas relacionadas con el asesinato de los Romanov.

Nikolai Sokolov se las arregló posteriormente para encontrar dos pedidos hechos por Pyotr Voykov el 17 de julio de 1918. Estos pedidos fueron realizados a una farmacia local llamada la Sociedad Rusa. Los pedidos exigían las entrega de ácido sulfúrico al empleado del comisariado de Zimin. El primer pedido fue de 5 libras más otras 3 libras en un segundo recipiente. En total, Zimin recibió 11 libras de ácido sulfúrico por el que se pagaron 196 rublos y 50 kopeks. Según Nikolai Sokolov, el ácido sulfúrico se entregó a la mina los días 17 y 18 de julio.

En la mina se descubrieron rastros de dos grandes incendios y docenas de objetos relacionados con la familia imperial asesinada. Muchos artículos fueron quemados o destruidos. Nada de la familia del zar fue perdonado; incluso sus perros fueron sacrificados.

Nikolai Sokolov. Para llevar a cabo sus investigaciones, Nikolai Sokolov se vistió de campesino para atraer la menor atención posible sobre sí mismo.

Tras la masacre de la familia imperial, Jacob Schiff, nacido en Alemania, celebró su financiación del golpe bolchevique de 1917 que había provocado el cambio de régimen en Rusia. Schiff había ofrecido personalmente una recompensa sustancial por el asesinato de la familia real rusa. La inversión de este banquero judío financió una tiranía que, hasta el momento de su colapso en 1990, provocó directa o indirectamente una pérdida de vidas estimadas entre 70 y 100 millones de cristianos, en su mayoría europeos. Por lo tanto, Jacob Schiff parece haber alcanzado la dudosa distinción de ser el mayor asesino en la historia de la humanidad.

En la noche de la celebración en Nueva York, se leyó una carta escrita por el banquero a los extáticos asistentes: “¿Podrías decir en mi nombre a los presentes en la reunión de esta noche cuánto lamento no poder celebrar con los Amigos de la Libertad Rusa la verdadera recompensa de lo que esperábamos y por la que hemos luchado estos largos años?”. Jacob Schiff, banqueros de Nueva York, ‘Kuhn, Loeb & Co. Cita: New York Times, 24 de marzo de 1917.

A partir de ese momento, la insurrección continuará hasta 1922. Poco después de la expulsión de los ejércitos blancos, las corporaciones de América y Europa se movilizaron para saquear los activos de la Rusia imperial de antes del golpe.

Yekaterinburg recibió el nombre de Sverdlovsk de 1924 a 1991. La calle y la casa Ipatiev, donde la familia Imperial fue puesta bajo arresto domiciliario antes de su matanza, pasó a llamarse Sverdlov Street. En este lúgubre edificio, el emperador ruso imperial Nicolás II, su familia y miembros del personal de su hogar, fueron masacrados. En 1991, se tomó la decisión de devolver el nombre original a esta ciudad: Yekaterinburg.

El presidente ruso, Vladimir Putin, durante su mandato ha expiado los crímenes cometidos por los bolcheviques. En toda la Federación Rusa hay ahora monumentos dedicados a la memoria de la red de campos de esclavos del Gulag. La Casa Ipatiev fue arrasada durante el período soviético en 1977. Desde entonces, sobre las ruinas de la casa demolida, se encuentra la Catedral de la Sangre de Ekaterimburgo. Además de la catedral, la iglesia de San Nicolás (el zar ha sido canonizado desde entonces) ha sido construida en el monasterio Romanov. Este santo lugar de peregrinación está situado cerca de donde se descubrieron los restos del zar y su familia en Ganina Yama.

Publicado en delincuentes judios, revolucionarios, rituales judíos, venganzas talmúdicas | Deja un comentario

Viñeta

Soy tu Dios, ¡no me critiques!

Eres un antisemita
Eres un racista
Eres un nazi
Eres un violento
Eres un xenófobo
Eres un islamófobo
Eres sexista
Eres homófobo

Niegas el Holocausto…

¡Cállate, esclavo blanco!

Fuente.

Publicado en doble moral judía | Deja un comentario

Salen a la luz detalles del programa secreto de Israel para armar a rebeldes sirios

Se informa de que la transferencia de equipo militar, que incluía fusiles de asalto, ametralladoras, morteros y vehículos de transporte, cesó en julio de este año. Fue entonces cuando Israel aparentemente llegó a un acuerdo con Rusia y consintió el regreso de las fuerzas gubernamentales sirias a Deraa y Quneitra ―zonas adyacentes a los Altos del Golán― a cambio de que Rusia supuestamente prometiera garantizar que los milicianos apoyados por Irán se mantuvieran a 80 kilómetros de los Altos del Golán y no obstaculizar los bombardeos de Israel contra objetivos iraníes en Siria, explica Foreign Policy.

75 dólares por combatiente

Además de las armas, Israel también pagó a los combatientes rebeldes ―alrededor de 75 dólares al mes a cada uno― y también envió dinero que posteriormente fue gastado por los grupos en la compra de más armamento en el mercado negro de Siria. Esta información ha sido confirmada también por periodistas locales.

Se estima que Israel empezó a armar a los grupos rebeldes alineados con el Ejército Libre Sirio en 2013. Entre los que recibían su ayuda militar había facciones en las gobernaciones sirias de Qunteira, Deraa y las zonas sureñas de los alrededores de Damasco.

En aquel entonces Israel les suministraba básicamente los fusiles de asalto estadounidenses M16, pero luego aparentemente decidió enviarles armas que no fueran fabricadas en EE.UU., en un aparente intento de ocultar que detrás de esta asistencia militar estaba Tel Aviv.

Así, los rebeldes recibieron pistolas y municiones que Irán había concedido a la organización militarizada libanesa Hezbolá, que Israel interceptó en 2009. El año pasado la asistencia militar israelí se incrementó significativamente y si bien antes Israel apoyaba a cientos de rebeldes, pasó a ayudar a miles de ellos.

Fuente.

Publicado en La entidad sionista | Deja un comentario

Puigdemont entre rabinos

Fuente.

Publicado en poder judío | Deja un comentario

Israelí condenado por hacer cientos de amenazas falsas de bombas contra centros judíos

Un tribunal en Israel condenó a un hombre israelí de 19 años con nacionalidad estadounidense por hacer cientos de falsos avisos de bomba y de atentados a escuelas y centros comunitarios judíos.

Michael Ron David Kadar, del sur de Israel, intentó ocultar su identidad al hacer llamadas telefónicas y enviar correos electrónicos a EE. UU., Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda y Australia, que obligaron a realizar evacuaciones, aterrizajes de emergencia de aviones y crearon preocupación por el aumento del antisemitismo.

Kadar también fue declarado culpable de extorsión, lavado de dinero y agresión a un oficial de policía.Fue arrestado en la ciudad israelí de Ashkelon en marzo de 2017 tras una investigación conjunta de las autoridades israelíes y estadounidenses, incluido el FBI.

Fue acusado de llevar a cabo más de 2,000 amenazas de bomba a instituciones, líneas aéreas, aeropuertos, estaciones de policía, hospitales y eventos deportivos judíos. – BBC

“Como resultado de estas amenazas, algunos aviones se vieron obligados a realizar aterrizajes de emergencia, algunas escuelas fueron evacuadas y las fuerzas de emergencia fueron puestas en alerta”, dijo el fiscal estatal israelí Yoni Hadad.

“Creó pánico, aterrorizó a muchas personas e perturbó sus vidas”.

Si bien las llamadas comenzaron supuestamente en 2015, Kadar fue juzgado solo por las llamadas que hizo desde 2016, cuando cumplió 18 años.

Varias escuelas judías del Reino Unido fueron objeto de las falsas amenazas en febrero de 2017, así como el Museo Judío de Londres, que fue evacuado debido a amenazas de bomba atribuidas a Kadar.También hizo llamadas contra los vuelos de la British Airways entre Nueva York y Londres.

Los padres de Kadar han indicado que es una “persona inofensiva” después de argumentar que la culpa es de un tumor cerebral que le causó autismo, junto con otros problemas mentales, y que su hijo no está capacitado para enfrentarse a un juicio.

El hecho de que determinaran que era responsable de sus actos fue una invención y una conspiración contra una persona indefensa. Hemos criado a este chico durante 18 años”, dijo su padre en una audiencia el jueves. “Es incapaz de distinguir lo bueno de lo malo. Su capacidad discernimiento es muy baja. Aquí hay una conspiración “.

El juez Zvi Gurfinkel no lo consideró así, rechazando la objeción y afirmando que “el acusado cambió de versión a su conveniencia. Es muy consciente de las consecuencias de sus acciones. Entiende lo que significan y cambia su versión según la línea de defensa que le conviene.”

Kadar fue acusado de realizar amenazas de bombas contra varios centros comunitarios judíos de Florida, así como contra la embajada israelí y la Liga Antidifamación en Washington DC.Además, es acusado de acoso cibernético y de transmitir información falsa a la policía de Georgia.

Comentario Neo Cohn: Imagino que los judíos de la Liga Antidifamación no han descontado de sus hinchadas estadísticas las falsas amenazas de este judío que se quiere ahora hacer pasar por tonto.

Fuente.

Publicado en doble moral judía, victimismo judio | Deja un comentario

Subsecretaría del Tesoro contra el Terrorismo, en manos de judíos desde su creación en 2004

Mandelker fue precedida por la judía Sarah Bloom Raskin. Antes de ella estuvo Adam Szubin. Antes de Adam estuvieron Stuart Levy y David Cohen. Desde que la oficina fue fundada en 2004, ha sido presidida por un judío y / o israelí. Los gentiles no están permitidos.

Fuente.

Publicado en poder judío | 1 Comentario