Escapa de las cámaras de gas haciendo un agujero en la pared

Aunque sabían que estaban en la antesala de la cámara de gas, todas las setenta y pico mujeres y niñas, menos Wizel, se quedaron dormidas.

Anduve alrededor y toque las paredes. Eran de ladrillo, pero no de verdadero ladrillo, sino como tierra o adobe. […] Entonces que había marcas donde parecía que otro prisionero había cavado alrededor de uno de los ladrillos. Mis manos temblaban, pero empujé el ladrillo.

Empecé a empujar adelante y atrás y se empezó amover. Cuando se desprendió lo usé para golpear a los otros. No llevó mucho tiempo. Los otros ladrillos se desprendieron unos detrás de otro. Era un agujero pequeño, pero mi cuerpo delgado se deslizó por debajo y me escabullí por el boquete en la noche.

Comentario Neo Cohn: Pareciera que los supervivientes compitieran por contar la historia más estrafalaria. Nótese la pinta de ricas ordinarias de las hermanas sisters.

Fuente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en holocuentos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s