Las historias de los supervivientes demuestran que el holocausto es un cuento chino

Nunca ha habido ninguna historia de supervivientes que pasara la prueba de la verdad y la exactitud – ¡ni una! ¿No es asombroso? Todas ellas están llenas de exageraciones y mentiras evidentes. Esto indica realmente algo, porque “el Holocausto” solo es en realidad una colección de historias de sobrevivientes. No soy un experto en la historiografía revisionista, pero creo que puedo decir con certeza que no existe ninguna prueba científica o forense que demuestre que el “Holocausto” sucedió. Las pruebas documentales son escasas y dependen de interpretaciones dudosas o inverosímiles. Eso nos deja solo los testimonios de quienes estaban en los campos de concentración y de trabajo para saber que fue “el Holocausto”.

Se ha sabido durante mucho tiempo que los testigos son la prueba menos fiable sobre lo que realmente ocurrió en cualquier suceso. Las pruebas forenses son las mas fiables, e incluso las pruebas circunstanciales son preferibles al testimonio ocular. Las historias contadas por falsos testigos entre 1945-1946 eran extravagantes en comparación con lo que creemos hoy. Se hicieron acusaciones inverosímiles y grotescas de métodos sádicos de matanza contra las autoridades de los campos y de los guardias que luego publicadas en serio por los medios de comunicación mundiales. Los líderes que quedaron de la Alemania nacionalsocialista fueron ejecutados en la horca tras ser declarados culpables por un tribunal ilegal de los vencedores, sin que se oyera ninguna queja en los medios de comunicación de la época. Con la ayuda de Internet y de los historiadores revisionistas, hemos recorrido un largo camino desde entonces en el uso de nuestro juicio crítico para denunciar la propaganda de atrocidades. Creo que es hora de fomentar aún más la crítica de las historias que los supervivientes han contado y aun siguen contando.

Hay ciertos elementos de todas esas historias, por lo que se las puede considerar un género. Están casi todas escritas por Judíos. Describen condiciones terribles en los campos con más generalidades que detalles; es decir los barracones, la comida, el trabajo, la supervisión, los guardias y, por supuesto, el Dr. Mengele si estaban en Auschwitz-Birkenau. Una observación común de los que llegaron en tren a Birkenau es que habían visto a distancia el humo y las llamas saliendo de la chimenea del crematorio. A veces había mal olor. Los expertos en estas materias saben que la cremación no deja humo ni olor, y que una chimenea no puede echar llamas salvo por un mal funcionamiento peligroso. Pero las llamadas de atención para que dejen de contradecir las leyes de la naturaleza y de la ciencia no hacen mella en estos cuentistas. Siguen la ley superior del “Nunca más”, que hace permisible la mentira y que lo imposible sea posible. Yo he inventado con la palabra ‘surpervimiente’ para ellos, y la voy a utilizar a partir de ahora.

Comentario de Neo Cohn: El artículo sigue con un análisis de la historia de un tal Paul Argiewicz, que presenta muchos problemas.

Argiewicz empezó a contar su historia solo a los 70 y pico años, tras casarse en segundas nupcias. Su mujer y su entrevistador acaban muchas veces la frase que el supervimiente empieza y deja en el aire. Esto ha sucedido en muchos casos, tras la famosa película La lista (de mentiras) de Spielberg, en los que los supervimientes se han puesto a contar historias cada vez más disparatadas.

Hay muchas contradicciones cronológicas, incluyendo una diferencia de hasta cinco años en su fecha de nacimiento entre unas y otras anécdotas.

Fuente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en holocuentos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s