El Secretario del Tesoro de Trump es un judío afortunado. Muy afortunado.

La carrera de Steven Mnuchin ha consistido ser afortunado.

El ex banquero de Goldman Sachs nombrado Secretario del Tesoro por Donald Trump tuvo suficiente perspicacia para comprar un banco que prestaba hipotecas de riesgo en apuros poco después de la crisis financiera, consiguiendo una buena ayuda de la Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC). Ahora, si su nombramiento se confirma, es probable que pueda aprovechar los beneficios fiscales que se otorgan a los funcionarios del gobierno.

Mnuchin nació en una familia de la realeza de Wall Street. Su padre fue un banquero de inversión en Goldman Sachs durante 30 años, con cargos en la alta dirección. Él y su hermano aterrizaron también en esa poderosa empresa. Después de hacer millones en compraventas de hipotecas, Mnuchin se estableció por su cuenta, creando de un fondo de cobertura y batiendo un record de jugadas de inversión inteligentes y en el momento oportuno.

Esquivó el desastre cuando heredó la cartera de su madre. Había invertido a largo plazo con Bernie Madoff, el creador de la estafa piramidal más grande de la historia americana. Después de su muerte a principios de 2005, Mnuchin y su hermano liquidaron rápidamente sus inversiones, haciendo una caja de 3,2 millones de dólares. El fiduciario de Madoff, Irving Picard, les puso una demanda para recuperar el dinero de los Mnuchins, como con otros ganadores del esquema piramidal, afirmando que eran ganancias falsas. Un tribunal sentenció que Picard sólo podría recuperar el dinero de los que habían cobrado dos años antes del colapso. Los Mnuchins, habiendo salido hacía aproximadamente tres años, consiguieron guardar su dinero. Que había algo poco fiable con Madoff era un secreto a voces en Wall Street.

Después de la crisis financiera, la FDIC se apoderó de IndyMac, cuyos préstamos hipotecarios irresponsables fracasaron al estallar la burbuja inmobiliaria. Desesperado por deshacerse del banco, la FDIC subvencionó su compra protegiendo a Mnuchin y a su equipo de inversores, incluyendo a los gestores de fondos de cobertura John Paulson y George Soros [también judíos], de pérdidas. Los inversores inyectaron 1,55 billones de dólares en el banco en 2009. Cambiaron el nombre a OneWest y cinco años más tarde, lo revendieron a CIT por más de 3 billones, duplicando su inversión.

Mnuchin también se benefició un poco más tarde de algo que puede considerarse otro golpe de suerte. Fue co-presidente de Relativity Media, una compañía de cine y entretenimiento, durante unos ocho meses, hasta mayo de 2015. Relativity presentó bancarrota en julio de 2015. Justo antes de que lo hiciera, pagó un préstamo de 50 millones de dólares al banco de Mnuchin, OneWest, en su totalidad.

Pagar a un acreedor en su totalidad justo antes de declararse en bancarrota parece cuestionable, especialmente cuando parece que semejante acuerdo no está al alcance de todos. Un inversionista de Relativity denunció el fraude en 2015, sosteniendo que Relativity usó sus préstamos para propósitos impropios, incluyendo hacer pagos a OneWest. El abogado de Mnuchin calificó esas afirmaciones de absurdas y la demanda fue inicialmente rechazada. Un abogado del inversor, una compañía de financiación de películas, dijo a Los Ángeles Times que planea volver a presentar otra.

Mnuchin fue beneficiado de nuevo cuando el gobierno de Obama dejó de perseguir los abusos en las ejecuciones hipotecarias. OneWest tiene mala reputación entre los activistas y los prestatarios como uno de los bancos más agresivos, acusados de echar a los endeudados de sus casas, denegando modificaciones de hipotecas, y la centrándose en hipotecas inversas para ancianos. La Oficina del Contralor de la Moneda penalizó a OneWest, a y más de una docena de otros bancos y proveedores de servicios hipotecarios, por sus prácticas de robosigning en 2011. Este acuerdo penalizador fue un desastre total, como ha detallado ProPublica. Los reguladores establecieron un proceso para que los consultores revisaran cómo los administradores habían tratado las modificaciones, lo que significaba que los bancos se estaban auditando a ellos mismos. Los reguladores no castigaron a ninguno de los principales ejecutivos financieros por las ejecuciones hipotecarias abusivas. Por suerte para Mnuchin, el Departamento de Justicia y los fiscales estatales no incluyeron a OneWest en su posterior y más abultada multa sobre los embargos abusivos.

Mnuchin tuvo la suerte de escoger una vez más al candidato adecuado, Trump, en el momento inicial; la mayor parte de Wall Street asumió que Hillary Clinton ganaría y apostó en consecuencia con sus donaciones políticas.

Qué casualidad, que Trump no fuera en serio con  lo que dijo sobre Wall Street en la campaña electoral.

Entonces declaró Trump, “Nunca seremos capaces de arreglar un sistema amañado contando con las personas que lo manipulan.” Atacó a Goldman Sachs explícitamente, diciendo que el banco “tiene comprado” a Ted Cruz, cuya esposa trabajó en la compañía. “Conozco a los chicos de Goldman Sachs“, dijo, ” tienen el control total, total sobre [Cruz]. También tienen un control total sobre Hillary Clinton”. Trump usó una imagen del CEO y presidente de Goldman, Lloyd Blankfein, junto con otras figuras judías en las finanzas como George Soros y Janet Yellen, en un anuncio durante la campaña que fue ampliamente denunciaban como anti-semita .

Trump no sentía tan fuerte antipatía por Goldman para no nombrar a un veterano de la empresa como su Secretario del Tesoro.

Mnuchin poseía aún 97 millones de dólares en acciones de CIT el pasado mes de febrero. Es probable que el Departamento del Tesoro le obligue a vender esas acciones, ya que plantea un conflicto de intereses que el secretario del Tesoro tenga una participación en una institución financiera. Pero eso es un buen alivio para Mnuchin: De acuerdo con una disposición de la ley fiscal, puede diferir los impuestos, siempre y cuando se cumplan ciertas condiciones. Ese beneficio, disponible para todos los funcionarios que están obligados a vender inversiones al tomar un cargo en el gobierno, podría ahorrar millones a Mnuchin.

Fuente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Los judíos y el dinero, negocios judíos, poder judío. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s