Supervi-miente del holocuento: Copos blancos de las cenizas de los muertos incinerados revoloteaban en el cielo

Fanny Starr estaba en un campo en Auschwitz hace más de 70 años, mirando el cielo nocturno y preguntando a Dios cómo fue que terminó allí.

Los copos blancos revoloteaban a través del cielo oscuro. No era nieve, sino las cenizas de los cuerpos ardían en los hornos.

Comentario Neo Cohn: ¿Mande? Eso es técnicamente imposible. También que las chimeneas echen llamas. La supervi-miente tampoco es capaz de enseñar ningún tatuaje.

Fuente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en holocuentos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s